Nervios oprimidos - Descripción y tratamiento

¿Tiene dolores que disminuyen con el tiempo pero luego vuelven a atacar? ¿Están acompañados por hormigueos, disminuye la sensibilidad y movilidad de la parte afectada? Una de las causas puede ser la opresión de los nervios.

Nota:
No utilice este artículo ni ningún otro del internet para determinar un diagnóstico. Sólo un médico puede realizarlo. No posponga la visita al médico y busque una solución a su problema de salud a tiempo.

¿Está buscando solución para dolores, edemas e inflamación?
Ahora con la posibilidad de probar gratis la magnetoterapia Biomag 3D.
Probar
Presión sobre un nervio: descripción y tratamiento
Fotografía : Nervios oprimidos

Descripción de la opresión de los nervios y las causas

La opresión nerviosa puede aparecer en muchos lugares del cuerpo humano. Las causas pueden ser la hinchazón, lesiones, tumores, inflamación y otras enfermedades.

A diferencia del estado agudo, en el caso de la opresión crónica se trata de molestias continuas que se alivian o empeoran temporalmente. Suele ser consecuencia frecuente de cambios degenerativos de la columna vertebral.

La opresión nerviosa crónica puede ocurrir en la artrosis. La artrosis de la columna vertebral provoca una opresión de los nervios radiculares con dolores severos mayormente en la columna lumbar y sacra. Los estados avanzados pueden llevar a parálisis del paciente.

La opresión nerviosa crónica a menudo aparece también en síndromes del estrecho avanzados. Se trata de opresión de los nervios, vasos sanguíneos y tendones en el estrecho entre los huesos y las tiras fibrosas.

Las causas de estas opresiones son:

  • carga excesiva unilateral a largo plazo,
  • debido a vibraciones, frío o presión, herramientas de trabajo,
  • posición incorrecta.

Esto puede dar lugar a síndrome del túnel carpiano, a daños por presión en el nervio del codo, o bien a daños por presión en el nervio de la pantorrilla detrás de la cabeza del peroné, pero también a muchas otras afecciones.

Tratamiento de la opresión nerviosa cómo deshacerse de los dolores

El tratamiento de la opresión de los nervios siempre se basa en solucionar la causa de la afección.

En el caso de la opresión de los nervios radiculares en la columna vertebral se inicia tratamiento conservador (ejercicio terapéutico, masajes, etc.) y técnicas de terapia física como la electroterapia, ultrasonido, láser, diatermia, magnetoterapia, que restablecen el flujo sanguíneo, eliminan el edema y alivian el dolor.

En el caso de los síndromes del estrecho, el objetivo del tratamiento inicial es reducir la carga y aplicar la ortesis. Para aliviar el dolor y prevenir la inflamación se pueden administrar antirreumáticos no esteroideos.

En etapas avanzadas de artrosis a menudo es necesaria una solución quirúrgica. La cirugía se requiere tan sólo en etapas graves de la enfermedad. Sin embargo, en el caso del daño severo o leve del nervio en el síndrome del estrecho, también es necesaria la cirugía.

  • Estado crónico: Estado con desarrollo gradual y a largo plazo.
  • Antirreumático no esteroideo: Medicamento no esteroideo contra el dolor, la inflamación y la fiebre.
  • Síndrome del túnel carpiano: Conjunto de síntomas causados por opresión de los nervios, vasos sanguíneos y tendones en el pasadizo desde el antebrazo hasta la palma de la mano que está formado por huesos del carpo y tiras fibrosas.

Dentro del tratamiento fisioterapéutico de la opresión nerviosa, la magnetoterapia pulsátil de baja frecuencia desempeña un papel importante, ya que actúa exactamente sobre los síntomas que la mayoría de los pacientes sufren más, gracias a sus efectos analgésico, curativo, regenerativo y antiinflamatorio. Alivia el dolor, reduce los edemas y complicaciones inflamatorias, así como mejora las condiciones metabólicas en los tejidos y estimula la curación aportando un alivio general.

La ventaja es la posibilidad de uso individual en un entorno de cuidado domiciliario que permite al paciente seguir con el tratamiento intensivo fuera de un centro sanitario.

Otra ventaja es la posibilidad de iniciar el tratamiento a tiempo cuando aparecen los primeros síntomas. Las aplicaciones diarias y a largo plazo son beneficiosas como mantenimiento del estado de salud.